La Carrera Química Industrial

La Carrera de Química y Procesos, ha ido evolucionando de acuerdo a las necesidades del mercado profesional, conjuntamen­te con el avance de la ciencia y la tecnología, a partir de los años 80, el “SENET”, institución matriz de la educación técnica descentralizada, con autonomía de gestión administrativa, presupuesto y patrimonio propio; pone en vigencia el Plan de Estudios semestralizado; complementado a través de la Resolución Ejecutiva Nro. 042/91 del 3 de junio de 1991 del Reglamento de Evaluación de Aprendizaje.

A partir de 1991, el Plan Curricular de la Carrera de Química y Procesos sufre cambios, desde los más básicos a los más conse­cuentes, a raíz de la participación de sus actores en calidad de docentes que a consecuencia del trabajo del Seminario Peda­gógico en Chulumani y con el objetivo de actualizar el Plan Curricular de todas las Carreras de la Institución, se dan pasos signifi­cativos a consecuencia de varios seminarios pedagógicos realizados en la Carrera de Química, es que se avanza significativa­mente desde el año 1999. Desde ese momento, la Carrera, viene constantemente actualizando los contenidos analíticos, siendo una característica primordial en la formación de nuestros profesionales. En una nueva sociedad globalizada, donde el | campo industrial es altamente exigente, es que el profesional de Química y Procesos, tiene el conocimiento, la capacidad, y la habilidad de desempeñarse en su área de manera eficiente.

Misión

La Carrera de Química Industrial está comprometida con la formación integral de Profesionales Técnicos y Técnicos Superiores que posibilitan el desarrollo y capacidad de competencia laboral, factores que permiten participar en la transformación y desarrollo de procesos industriales con criterio medio ambiental capaces de vincular la ciencia con la técnica para aplicarla a nivel Industrial y contribuir al desarrollo socio económico del país.

Visión

La Carrera de Química Industrial forma y proyecta profesionales técnicos en el área de Química altamente competitivos, emprendedores e idóneos, comprometidos con su cultura, ética, equidad de género y la sustentabilidad del medio ambiente, con proyección de alcanzar los mejores niveles de calidad de vida para contribuir el desarrollo social, económico y tecnológico a nivel local, regional y nacional.